Aracnofobia

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

Lo confieso, tengo aracnofobia. No se muy bien cuando comenzó este terror a las arañas, pero desde chica era ver una araña “amenazante” y paralizarme del miedo. No importaba el tamaño, ni la forma, claro que una araña bien grandota y peluda genera más impresión. Pero hasta esas arañas pequeñitas, casi invisibles, me daban miedo y para matarlas podía estar 10 minutos con un zapato o cartón sobre ellas y no animarme a dar el golpe.

Peor aún, si me cruzaba con una araña de forma sorpresiva, el miedo recorría todo mi cuerpo hasta el punto de llegar a llorar desconsoladamente, y tenía que pedir a alguna otra persona que me ayude y mate a tal amenaza. Anécdotas de estos episodios tengo millones, en casa y fuera de casa, hasta en el trabajo. Recuerdo una vez que mi hermana me tuvo que cambiar de habitación en medio de la noche porque una araña había caminado por mi brazo mientras dormía, o ya más grande, llamar a mi papá para que venga a mi casa a matar una araña que estaba paseando muy campante por el techo de mi cocina.

Una vez que la amenaza pasaba me sentía la persona más ridícula del mundo por no ser capaz de enfrentarme a aquel pequeño animal. Es más, al pensarlo fríamente no lograba comprender ese bloqueo o parálisis y menos aún el llanto. Pero así son las fobias, uno no controla lo que pasa.

 

¿Qué es la aracnofobia?

Según nuestra enciclopedia amiga wikipedia: “La aracnofobia es el asco o fobia irracional a las arañas… Las reacciones de los aracnofóbicos frecuentemente parecen irracionales a otras personas… tendrán que hacer un esfuerzo para controlar su pánico, que se caracteriza por sudoración, respiración rápida, taquicardia y náusea…(Leer más).

La aracnofobia es una de las fobias más comunes y conocidas, pero, ¿cuáles son sus orígenes?. Algunos psicólogos evolucionistas sugieren que la aracnofobia se debe a un proceso de supervivencia de nuestros antepasados. Los homínidos que habitaban África debían convivir con un gran número de arañas venenosas, el miedo o terror a éstas les proporcionó más posibilidades de sobrevivir (Fuente: El miedo a las arañas podría tener su origen en la época de las cavernas).

 

Superando la aracnofobia

Como expresé en algún otro momento, ser madre es un proceso de aprendizaje y superación constante. Es hacer sin saber, es fallar y volver a empezar, es confiar en el corazón y ser madre es entregar todo y más.

Claro que no soy de esas que piensan que como madres y padres tenemos que aparentar ser fuertes y valientes frente a nuestros hijos. He llorado frente a ellos, les he pedido perdón ante situaciones que me han desbordado, me he equivocado… Trato de enseñarles que del error se puede sacar algo bueno y que siempre hay otra oportunidad, que no es malo llorar cuando estamos tristes (o felices!) y que saber pedir perdón es importante para uno mismo y para el otro.

Como padres les enseñamos a nuestros hijos lo que consideramos correcto, aunque ellos también aprenden a partir de nuestros actos, conscientes o inconscientes. Si yo le tengo terror a las arañas, ¿porqué mis hijos no les van a tener miedo?.

Y así comenzó mi transformación, nada fácil por cierto. Empecé a tomar el control frente a las arañas, deje de paralizarme y llorar. Comencé a utilizar frases como:

-¡Tranquilos es solo una araña!
-Las arañas son buenas, comen otros bichitos.
-No hay que matar a las arañas (y para mi interior... bueno, con la excepción de las que están dentro de casa y son amenazantes!!)
-Una cosa es matarla y otra hacerla sufrir (una vez que mi vecinito de arriba le sacó las patas a una araña y mis hijos vinieron corriendo a contarme).

Ser madre me hizo dejar la aracnofobia un poco aletargada, para que mis hijos no adquieran ese temor. Y si por casualidad, alguna vez aparece una araña peluda, grandota y amenazante, y nuevamente me invade el miedo, intentaré no mostrarme asustada. Si no lo logro, será una buena oportunidad para enseñarle a mis hijos que a veces los grandes también sufrimos, que tenemos miedo, pero que intentamos día a día vencer ese temor.

 

Películas con arañas escalofriantes

Una de las terapias más efectivas contra la aracnofobia es la técnica de sensibilización, en las cuales se expone gradualmente a la persona a las arañas. Así éstas aprenden a manejar sus temores y finalmente hacerlos desaparecer. Escalofriante, no? Pero tiene que ver con eso de: enfrentarte a tus peores pesadillas para vencerlas.

Para todos aquellos aracnofóbicos que quieran superar esta horrible fobia y considerando que no se pueden compartir arañas vía web, que mejor forma de enfrentarnos a nuestros miedos que con unas cuantas películas llenas de arañas, grandes, peludas y terroríficas. Ojo, no estoy diciendo que éstas sean buenas películas!

aracnofobia

ARACNOFOBIA (1990, USA, película de suspenso) Dirigida por Frank Marshall, producida por Kathleen Kennedy y Steven Spielberg.

-ARACHNID (2001, España-USA, película de terror) Dirigida por Jack Sholder, producida por Julio Fernández y Brian Yuzna.

ARAC ATTACK o EIGHT LEGGED FREAKS (2002, USA, película de terror) Dirigida por Ellory Elkayem, producida por Dean Devlin.

ARAÑAS DEL DESIERTO, CAMEL SPIDERS (2011, USA, película de suspenso) Dirigida por Jim Wynorski, producida por Concorde-New Horizons.

ARAÑA MALVADA, BIG ASS SPIDER (2013, USA, comedia) Dirigida por Mike Mendez, producida por Epic Pictures Group.

 

Ahora te toca a vos, ¿estás intentando superar o has superado alguna fobia gracias a tus hijos? Compartí tu experiencia con nosotros.

divisoria-roja


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *