Cinco tesoros

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

 
¿Qué pretendemos como padres cuando le leemos un libro a nuestros hijos?. Acaso, ¿generar el hábito de la lectura?, ¿pasar un buen momento juntos?, ¿poder transmitir ciertos conocimientos?, ¿divertirnos?, ¿tener un buen disparador para tratar ciertos temas?.
 
Sea cuál sea el motivo, sea cual sea el libro, lo que sentimos y percibimos con cada historia es completamente subjetivo. La ilustración, el texto, la historia, la narración, EL TODO, nos genera a cada uno diferentes apreciaciones e impresiones. A veces libros por los que no apostamos nada nos terminan sorprendiendo y textos simples se vuelven valiosas herramientas para poder jugar con los peques y aprender cosas nuevas.
 

¿Cómo llegó «Cinco tesoros» a casa?

Desde mucho antes de convertirnos en padres, nuestra rutina familiar-de pareja implicaba perder toda la mañana de uno de los día del fin de semana en el super. La compra grande, que se dice! Rutinas y costumbres que se van volviendo rituales familiares y que perduran en el tiempo.
 
Con la llegada de los nenes a este ritual se le incorporó «perder tiempo» en el sector de la juguetería del super. A modo de incentivo, siempre terminábamos comprando alguna cosita para ellos, un cochecito, otro cochecito, otro cochecito más y cuando elegíamos los «adultos responsables» un librito. Así fue que llegó a nuestra casa «Cinco tesoros».
 
En realidad en el super no presté mucha atención al texto del libro. Debo confesar que lo elegí simplemente porque estaba en oferta y era de animalitos y números. Esos cuentos que comprás pero que tampoco te esperás que sean gran cosa. Esos que sabés que están hechos sin muchas contemplaciones, ni mucho esmero (o por lo menos es la impresión que transmiten).
 
Ese día llegamos a casa, guardamos las cosas del super, ordenamos un poco y continuamos con nuestro fin de semana y los «cinco tesoros» ahí quedaron, sobre la cama de los nenes, esperando a ser leído.
 
Llegó la noche, con ella el momento del cuento antes de dormir y mi sorpresa.
 

Cinco tesoros

Autor: Kath Jewitt // Ilustraciones: Paula Doherty 
ISBN: 978-987-32-0049-6
Editorial Guadal S.A. 
El gato de hojalata, 2011

 
Relata una pequeña historia llena de misterio y sorpresa. La señora cocodrilo deja sus cinco huevos al cuidado del señor cocodrilo, mientras sale a dar un paseo. A medida que van apareciendo diferentes animales a ver los huevos, éstos van desapareciendo. Todos los animales están muy preocupados y no entienden qué es lo que está ocurriendo hasta que vuelve la señora cocodrilo y se resuelve la incógnita. ¡Nacieron cinco bebés cocodrilos!
 
cinco-huevos-cinco-tesoros
 

Analizando el libro con mi lupa. Una de cal, una de arena.

 
Realmente el texto y la traducción son bastante pobres, por momentos hablan del Sr. Croc y por otros Mr. Croc. Pero lo que es peor… cuentan: cinco, cuatro, tres, … y uno!!! les falta el número dos porque hacen desaparecer a dos huevos juntos!!. Realmente no entiendo esto, si es un libro sobre números cómo pueden saltearse el número dos ? En fin.
 
Pero, como en la vida misma, me gusta buscarle el lado positivo a las cosas y este libro también tiene cosas a rescatar.
 
Primero, tienen una rueda giratoria que permite ir modificando el contenido del nido y los números, lo que lo vuelve bastante interactivo para los niños.
 
rueda-giratoria
 
Segundo, la sorpresa del final. Es que, la primera vez que uno lo lee, no te imaginas en absoluto el final, es más empezas a buscar culpables… ¿quién se está llevando los huevos? ¿a caso el león se los está comiendo?
 
Tercero, la segunda vez que lo lees descubrís que en las páginas donde van desapareciendo los huevos hay pistas. Pequeñas colitas, ojitos y patitas verdes se mezclan y ocultan entre la paja del nido!
 
un-huevo-cinco-tesoros
 
También creo que adaptando el texto, «Cinco tesoros» es un cuento interesante para trabajar en un cuentacuentos con niños pequeños: mezcla animales y números y, les despierta curiosidad e intriga por ver qué está ocurriendo con los huevos desaparecidos. Además, nos da diferentes opciones para trabajar luego de la historia.
 
cinco-cocos-cinco-tesoros
 

Cuentacuentos

 

Te cuento un cuento: «Cinco tesoros»

 
Mi adaptación al texto original consistió en nombrar a los personajes según el animal del que se trate (sin diminutivos). Por otro lado, para darle una continuidad a la historia respecto a la secuencia numérica he incorporado un nuevo amigo: el señor pájaro. Así, los huevos van desapareciendo en orden: cinco, cuatro, tres, dos y uno.
 
Ponete cómod@, subí el volumen y dale al PLAY.
 

 

Recursos

Descargar de los dibujos de los personajes

 
Si te gustó esta historia y querés contarla en casa, en el cole de los niños, en la biblioteca o donde sea, te dejo en la sección de DESCARGAS el patrón de los animales que armé para el cuentacuentos de «Cinco Tesoros». Como siempre, la descarga es gratuita, solo tenés que estar registrado en Pokape.
 

Actividades y juegos a partir del cuento

Al finalizar el cuento se pueden hacer diferentes preguntas, para analizar la comprensión de los niños y plantear distintos juegos.
 
-¿Por qué el libro se titula «Cinco tesoros», si no trata sobre piratas y tesoros escondidos? ¿cuáles son entonces esos tesoros? Podemos hablar de lo importante y valiosos que son los hijos para sus padres. Luego se puede plantear un juego para emparejar distintos animales y sus crías. Se puede hacer directamente el juego de asociación o estilo memory.***
 
juego-padres-y-crias1 juego-padres-y-crias2
 

 

 

 

 

 

¿Por qué el señor cocodrilo se desespera y preocupa a medida que los huevos van desapareciendo? ¿Cómo te sentirías si perdés algo que valoras mucho? ¿cómo te sentirías si perdés algo de un amigo? Se puede trabajar el tema de las emociones, la TRISTEZA al perder algo que uno quiere, la EMPATÍA al compartir el dolor del otro, la FELICIDAD al descubrir la sorpresa final.
 
¿Qué es lo que pasó con los huevos?¿Conocés algún otro animal que sus crías nazcan de huevos? Puede ser el comienzo de un juego en equipos en donde se tenga que clasificar y agrupar los animales en ovíparos y vivíparos.***
 
Animales ovíparos: las aves, los peces y los anfibios, también algunos reptiles, como las tortugas y las serpientes, y muchos insectos. Algunos ejemplos: cocodrilo, hormiga, pingüino, gorrión, gallina, loro,  cóndor, cigüeña, pato, ganso, víbora, rana, salmón, abeja, paloma, tortuga, cangrejos, arañas, etc.
 
Animales vivíparos: algunos ejemplos, conejo, elefante, hipopótamo, gato, ratón, hámster, murciélago, perro, ballena, oso, cerdo, caballo, vaca, oveja, koala, chimpancé, delfín, jirafa, etc.
 
oviparos viviparos

 

 

 

 

 

 

***Todas las imágenes presentadas en los diferentes juegos se obtuvieron en www.pixabay.com y las podes descargar e imprimir gratis en nuestra sección de descargas. DESCARGAS
 

Concluyendo

 
Espero que te haya gustado la reseña de hoy. Intenté compartir algo en lo que realmente creo, que por más que el texto sea sencillo o no tenga los mejores dibujos o incluso que las historia no sea del todo atractiva, un libro siempre es la llave para abrir millones de opciones. Para jugar, sentir, descubrir, soñar, divertirse y aprender. Un libro, un simple libro nos transporta, nos da herramientas, nos hace pensar y nos vuelve críticos, compartir esta pasión con nuestros hijos y que se vuelva su pasión es maravilloso.
 
Te invito a que dejes en los comentarios tu experiencia, ¿alguna vez un libro te sorprendió? Si te gustó lo que escribí, compartí esta reseña. ¡Gracias!
 
divisoria-roja

 

divisoria-roja
 

Texto original del cuento «Cinco tesoros»

La Sra. Croc tenía UNO, DOS, TRES, CUATRO, CINCO preciosos huevos en su nido.
Una mañana, la Sra.Croc decidió visitar a un amigo.
«Por favor, cuida a mis pequeñuelos. Volveré tan pronto como pueda» le dijo al Sr. Croc, antes de irse.


Muy pronto, llegó León.
«Buenos días, León», dijo el Sr Croc. «Estoy cuidando los CINCO preciosos huevos de la Sra. Croc. ¿Quieres verlos?»
León miró dentro del nido.
«Uhmmmm»-dijo-¿has dicho CINCO? Solo veo CUATRO»
«¡Oh, no!»-gritó el Sr. Croc. «¡Falta uno!»


«¿Qué ocurre?»-preguntó Hipo al oir el alboroto.
«Estaba cuidando los CINCO preciosos huevos de la Sra. Croc»- contestó Mr. Croc, «¡pero ahora solo hay CUATRO!»
Hipo miró el nido.
«¿Has dicho CUATRO?»-preguntó. «¡Solo veo TRES!¡Otro huevo ha desaparecido»


«¡Oh, no!»¡Oh, no!»-gritó el Sr. Croc buscando desesperadamente los huevos perdidos. «La Sra. Croc notará que faltan DOS! ¡Ahora solo hay TRES!»
«¿Has dicho TRES?»-preguntó Cebra, que había escuchado todo el lio. «¡Solo veo UNO!»
El Sr. Croc, León e Hipo no  podían creerlo. ¡Habían desararecido DOS huevos más!


En ese mismo momento, volvió la Sra. Croc.
«¿Cómo están mis pequeñuelos?»-preguntó.
Miró dentro del nido. «¡Oh!»- exclamó- «!CINCO preciosos bebés! ¡Bien hecho Sr. Croc!»
–FIN–
 
divisoria-roja

 


4 comentarios sobre “Cinco tesoros

  • el 11 agosto, 2016 a las 1:23 am
    Permalink

    Que hermoso y que divino el vídeo! Y como lo contás. Queremos ya el de mañana 😉

    Respuesta
    • el 11 agosto, 2016 a las 6:33 am
      Permalink

      Gracias Cami!!! Espero pronto poder subir otro… ya tengo todo casi listo! 🙂

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *