Desde las estrellas, ¿Cómo explicar la muerte?

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

 

Siempre la muerte nos conmueve, nos toca el corazón y nos hace reflexionar sobre nuestra propia vida. Muchas veces la muerte es el desencadenante de una larga enfermedad y en cierta forma nos permite prepararnos emocionalmente, otras veces se produce de forma repentina e inesperada, siendo así un golpe aún mayor.

En las distintas sociedades del mundo la muerte se ve y vive de forma diferente. Algunas culturas la sienten natural y la festejan, mientras que para otras, la muerte es un tema tabú que genera temor y rechazo. El miedo a lo desconocido, a lo no visto o experimentado, nos llena de incertidumbre por lo que vendrá. Paraíso, rencarnación, formar parte del alma del universo, multiuniversos, ¿qué nos espera más allá? Lo único seguro es que vivir implica necesariamente que en algún momento vamos a morir.

Sin importar cuales son nuestras creencias, la muerte de un ser querido nos deja un vacío real. Charlas, abrazos, caricias que nos van a faltar. Ese contacto físico que vamos a extrañar y añorar. Diálogos, risas y peleas que van a retumbar en el silencio de nuestro día a día. Pero en vez de desear lo que no tenemos podemos celebrar lo que tuvimos y lo vivido junto a esa persona.

“La muerte es una vida vivida. La vida es una muerte que viene”. Jorge Luis Borges

 

La muerte y los niños

Los niños conocen la muerte, la experimentan en el bichito que aplastaron con un palito, en las flores del balcón que se marchitaron, en las películas infantiles, en innumerables cuentos, en la televisión y en los videojuegos. Y aunque la muerte está en todos lados, hablar de ella con nuestros hijos nos incomoda, la ocultamos pasando la parte de la peli donde se muere la mamá o simplemente tratamos de eludir sus preguntas en búsqueda de más información, pensando que son muy pequeños para entender o queriéndolos proteger de aquel dolor.

Entonces, frente a la muerte de un familiar, amigo o, incluso una mascota, ¿cómo manejar este tema con los niños, si aún nos cuesta a nosotros sobrellevar el dolor de la ausencia?, ¿cómo explicar la muerte a nuestros hijos?, ¿van a lograr comprender su significado?.

Obviamente, la profundidad de nuestro relato va a depender de la edad de nuestros hijos y de la cercanía que tenían con la persona fallecida. Pero en líneas generales, y como señalan los expertos, no debemos ocultar el tema y siempre debemos hablar con la verdad.

 

Ante todo la verdad

Cuando decimos algo falso o evadimos la respuesta frente a la pregunta de nuestros hijos, no le estamos dando la posibilidad de desarrollar los recursos necesarios para comprender la situación. Los niños sienten nuestra angustia, se preguntan qué es lo que esta pasando, intuyen. Si no obtienen respuestas o éstas son confusas, van a desarrollar sus propias teorías acerca de lo que significa morir. Éstas teorías suelen ser fantasiosas y limitadas, generando mayor angustia.

A pesar de nuestro dolor y aunque tratemos de suavizar lo que significa, como padres debemos ser claros y tener en cuenta que para los niños no existen las metáforas, nuestras palabras van a ser siempre literales. Y que a partir de nuestra ayuda y acompañamiento nuestros hijos van a darle significado al concepto de muerte y así poder enfrentar el duelo de un ser querido.

Para evitar mayor confusión, hay que dejar claro cuatro conceptos claves:

– la muerte es universal, todos los seres vivos mueren.

– la muerte es irreversible, no podemos volver a estar vivos nunca más.

– cuando morimos el cuerpo deja de funcionar, no respiramos, el corazón no late, dejamos de sentir, de ver, de oír y de pensar.

– darle un porque, una causa física a la muerte.

 

Tener en cuenta la edad de los pequeños

Buscar un momento de tranquilidad para hablar, sentarnos a su lado y explicarles con palabras sencillas que es lo que está pasando. Podemos introducir el tema poco a poco. Ver como reaccionan y frente a sus preguntas continuar la explicación. No debemos agobiarlos con datos innecesarios o darle toda la información junta. Debemos respetar su tiempo de procesamiento y estar atentos a como se van manifestando.

A partir de la explicación más física sobre la muerte, utilizando los cuatro conceptos anteriores, podemos introducir nuestras creencias religiosas y metáforas, siempre cuidando que éstas no les generen mayor confusión o angustia.

Existen cuentos para explicar la muerte a los niños que nos pueden resultar de utilidad como agente disparador, si nos cuesta encontrar el momento adecuado para la charla.

También, en internet se encuentra a nuestro alcance mucha información sobre el tema. Explícame qué ha pasado. Guía para ayudar a los adultos a hablar de la muerte y el duelo con los niños, es una guía muy interesante de la Fundación Mario Losantos del Campo, en la que hacen un abordaje sobre como explicar la muerte y el duelo función de la edad (desde los bebes hasta los adolescentes), muy completa e interesante.

 

No ocultar nuestro dolor y permitirle a los niños manifestar el suyo

Explicarle nuestros sentimientos a los niños, sin ocultar nuestra tristeza o nuestro llanto, los ayudará a ellos a saber manejar también sus sentimientos. Debemos expresarnos en forma clara sobre lo que estamos viviendo, para que los niños no se asusten y vean que es normal lo que ellos sienten y que aprendan a identificar sus emociones.

Los niños deben saber que llorar porque estamos tristes, porque extrañamos a ese familiar, es algo sano y forma parte del duelo, y que ellos lo pueden hacer cuando lo sientan o lo necesiten, que van a tener nuestro apoyo, nuestra comprensión y cariño.

 

El recuerdo sigue vivo en nuestro corazón

Si bien la muerte es irreversible, somos nosotros los que mediante el recuerdo podemos mantener a nuestro familiar vivo en nuestro corazón. Hacer hincapié en anécdotas, historias vividas, canciones o juegos compartidos con los nenes, gustos preferidos, etc, va a servir para recordar a esa persona con amor y sentirla parte de nosotros, de los que fuimos, somos y de lo que seremos.

 

Desde las estrellas

Este post tiene que ver con un momento en mi vida en el que me rozaron muchas muertes juntas. Algunas más cercanas que otras, pero todas me hicieron plantear la duda de cómo comunicarle la noticia a mis hijos ahora que están más grandes.

Hace dos años falleció mi abuela, y esa fue la muerte más significativa que me tocó vivir como madre. En aquel entonces hice lo que pude, no estaba informada y le explique a mi hijo la verdad con todo el dolor en mi corazón. Hoy en día mantengo el recuerdo de mi abuela cuando hablamos con los nenes de la abuelita. Ellos saben que está en una estrella, junto al abuelo.

Claro que a partir de lo que sé ahora, hubiese usado otras palabras para explicar su muerte. Ya que un par de veces mi hijo me pregunto si iba a volver o como había llegado a la estrella, o incluso si la podíamos ir a visitar. Con el paso del tiempo, y alguna que otra explicación creo que logre que entienda el significado de muerte, de acuerdo a su edad.

Recuerdo una de las primeras veces que salimos de noche, luego de la muerte de mi abuela, Facu se quedó mirando el cielo y me preguntó en que estrella estaba la abuelita. Yo, con un nudo en la garganta le indique una y le dije; la abuelita está en esa estrella y nos está cuidando.

¿Has pasado por una situación similar? ¿Cómo le comunicaste la noticia a tus hijos? Contanos, tu opinión nos interesa.

divisoria-roja



   	

4 comentarios sobre “Desde las estrellas, ¿Cómo explicar la muerte?

  • el 5 diciembre, 2016 a las 7:58 pm
    Permalink

    Hay un cuento de una niña que se llama Julia cuya mamá está muy enferma y le dice a su hija que se irá a una estrella y siempre la cuidará desde allá.
    Julia tiene una estrella, de Eduard José.

    Respuesta
  • el 19 enero, 2016 a las 11:00 pm
    Permalink

    La muerte no es un adios, sino un hasta luego.. soy mama de 3 peques y no tuve hasta el momento la necesidad de explicarselos por alguna ausencia que ellos hayan conocido, pero en algun momento porque la muerte forma parte de la vida estare en tu lugar y voy a a recordar tus palabras..Gracias!

    Respuesta
  • Pingback: El dulce momento de la comida -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *