Lágrimas bajo la cama

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+

La literatura infantil es tremendamente adictiva. Cuando te sumergís de lleno dentro de ese mundo y descubrís el placer de compartir esta afición con tus hijos, no hay vuelta atrás. A medida que vas descubriendo libros nuevos, te vas volviendo cada vez más exigente con el contenido, con el texto y las ilustraciones. Es que un  libro es un disparador para pensar, jugar, aprender y compartir momentos únicos junto a los peques. Para transportarnos a mundos llenos de magia o descubrir personajes entrañables.

Sí, me encanta la literatura infantil, la disfruto junto a mis hijos. Por eso siempre estoy al acecho de nuevos libros, participo en grupos y sigo blogs más especializados. Aunque debo confesar que alguna que otra vez un libro super recomendado me ha desilusionado, en líneas generales, estos grupos son una fuente inagotable de listas de deseos!

Hay veces que te cruzas con un libro y sin siquiera leerlo sabes que lo “necesitas”. A medida que vas conociendo un poco de la historia que encierra en sus páginas, ves fotos de las ilustraciones y descubrís la valentía de la autora sabés que ese libro tiene que ser tuyo (bueno, de mis hijos, en realidad).  Eso fue lo que me pasó con “Lágrimas bajo la cama”.

Lágrimas bajo la cama cuenta la historia de Simón, un niño llorón.

 

Un poco de historia personal

Yo soy una persona de esas catalogadas como lloronas. Lloro frente a la injusticia, a la tristeza y a la alegría. Lloro mirando una película o leyendo un libro. Lloro cuando veo a mis hijos felices, lloro cuando me veo frustrada, lloro porque extraño. A veces el llanto es casi invisible y otras veces se da frente al que este a mi lado.  Facundo salió a mi, es muy sensible y empático, lo que lo lleva a llorar mucho. ¡Facu es llorón, como su mamá!

Si bien en casa no reprimo el llanto, muchas veces le trato de hacer entender a Facu que no tiene que llorar por todo. Y el todo significa cuando su hermana lo burla o cuando algo no le sale bien o cuando no le da tiempo a jugar con algo que quería, porque prefirió hacer otra cosa. Por eso cuando me encontré con “Lágrimas bajo la cama” supe que Simón podía ser Facu.

Lágrimas bajo la cama

Ana Melián (autora), Marta Mayo (Ilustradora)amazon-logo_white1_v277988397_-_cb277973043_
Autoedición Lágrimas bajo la cama
Edad recomendada: desde los 3 años

 

Cuenta la historia de Simón, un niño sumamente dulce que, junto a su perrito-peluche recorre las páginas del libro enseñándonos sobre la importancia de poder expresar nuestros sentimientos.

Lágrimas bajo la cama. Álbum infantil

Simón es un niño llorón, ya desde bebé lloraba por todo, pero a medida que fue creciendo ese llanto se volvió en burla. Así fue como un día decidió no llorar más en público y guardar sus lágrimas en frascos bajo su cama.

Lágrimas bajo la cama. Reseña

Alguien al notar este cambio le dijo orgulloso: “Simón ya eres un hombre hecho y derecho“. Ese mensaje le hizo creer a Simón que un mundo sin lágrimas era un mundo mejor y comenzó a juntar las lágrimas de todos. Lágrimas de niñas y niños, de papás y mamás, de abuelos y abuelas. Todas las lágrimas las fue guardando en frascos cerrados bajo su cama.

Lágrimas bajo la cama -Reseña literatura infantil

¿Pero qué pasaría si el mundo se quedára sin lágrimas? Simón logra darse cuenta de lo importante y necesario que es llorar y libera las lágrimas…

“Lágrimas bajo la cama” es un libro sencillo de leer, pero lleno de significado y muy profundo. Es un libro que te permite charlar sobre las emociones, sobre la importancia de llorar cuando estamos tristes, pero también cuando estamos felices. Un libro en donde el llanto no es exclusivo de los niños, ¡papá y mamá también lloran!

Simón es mi hijo Facundo, Simón son todos esos niños llorones que se van a sentir protagonistas de la historia. Pero, este libro no es sólo para ellos, “Lágrimas bajo la cama” permite hablar y mostrarles a esos otros niños, a los que les cuesta expresar lo que sienten, la importancia de llorar, la importancia de expresarse.

 

lagrimas-bajo-la-cama1Liberar las lágrimas

El libro llegó a casa cuando Facu y Oli estaban en el cole y, debo confesar que me contuve para no abrirlo. Nuestro “Lágrimas bajo la cama” es único, porque es nuestro y porque tiene una bella dedicatoria escrita por Ana.  Junto al libro llegaron también unos señaladores y un frasquito con lágrimas para liberar.

 

Después de leer el cuento por primera vez nos pusimos a charlar con los nenes qué hacer con las lágrimas atrapadas en el frasco. ¿De qué serían esas lágrimas? y ¿cómo deberíamos liberarlas?. Luego de descartar un par de ideas un poco extrañas que se les ocurrieron, como beberse las lágrimas o arrojarlas al inodoro, decidimos liberarlas en el pequeño arroyo que pasa cerca de casa, y así lo hicimos.

Actividades para después de leer

Además de hablar sobre los diferentes motivos que nos hacen llorar y de lo necesario que es poder expresar nuestros sentimientos libremente. Se pueden trabajar con los niños la concentración y la relajación a partir de estos mandalas basados en el libro “Laágrimas bajo la cama”. Realicé dos mandalas y dos dibujos abstractos (una lágrima y un frasco) para colorear, que podés descargar gratis en nuestra sección de descargas.

mandalas-lagrimas

 ¿Querés conocer quién está detrás de este hermoso libro?

Ana Meilán es la autora de Lágrimas bajo la cama y nos cuenta un poco más sobre este hermoso proyecto y la autoedición en esta MiniEntrevista.

 

Ahora es tu turno, a vos, ¿qué te hace llorar? ¿qué cosas te conmueven, que te entristece?

 

-Silvina-

divisoria-roja


Podés encontrar muchas más recomendaciones y Reseñas de libros en: El Rincón de la lectura. 

4 comentarios sobre “Lágrimas bajo la cama

  • el 28 septiembre, 2016 a las 5:03 am
    Permalink

    Querida Silvina, gracias por compartir este libro, presentarnos a la autora y compartir tu experiencia y la de tus hijos con nosotros. Ya puse el libro en mi lista. ¡Gracias!

    Respuesta
    • el 28 septiembre, 2016 a las 6:17 am
      Permalink

      Gracias Claudia! 🙂

      Respuesta
  • el 27 septiembre, 2016 a las 6:40 pm
    Permalink

    Silvina es una de esas personas recién llegadas a mi vida, una soñadora como yo que vino de la mano de Simón pero que estoy segura de que viene para aportarme grandes conversaciones. Es una argentina con residencia en Alemania y con la que hablo a través de internet.
    Esta es una de esas reseñas que al leerla se eriza la piel… consiguió emocionarme de tal forma que no fui capaz de leer el texto sin que una lágrima resbalara por mi mejilla.
    Gracias por hacerle un hueco a Simón en tu casa, en tu blog, gracias por ese vídeo de los peques liberando lágrimas.
    Lo bonito de toda esta experiencia no es tener tu libro entre las manos, es ver cómo lo tienen los demás y lo que les hizo sentir con su lectura.
    Algún día, no sé si en Argentina, Galicia o Alemania tomaremos ese café, sentadas en la misma mesa y conversando sobre sueños.

    Respuesta
    • el 28 septiembre, 2016 a las 6:18 am
      Permalink

      Gracias por tus palabras! Por un encuentro algún día, en algún lugar!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *